Pulsa enter

     

¿Cómo será la medicina del futuro?

La evolución de la tecnología de los últimos años está permitiendo un avance sin precedentes en la investigación científica y biológica, que se traduce en mejores diagnósticos y en costes más eficientes. Uno de los últimos ejemplos es la velocidad a la que se han desarrollado las vacunas para el virus de la COVID-19.

En los últimos años, los avances en investigación biológica se han fusionado con los avances tecnológicos, generando un impacto significativo en todos los sectores económicos: desde la salud y la agricultura hasta los bienes de consumo o la energía. Estos avances se han visto incrementados de forma drástica durante este último año con la llegada del coronavirus a nuestras vidas.

“Multitud de empresas están apalancándose en los avances en ingeniería genética, inteligencia artificial (IA) y Big Data para desarrollar nuevos tratamientos y avances”

En el ámbito de la salud, la tecnología ha contribuido a un gran desarrollo de la biología y al progreso de la innovación científica en el campo de la medicina, que impacta no sólo en la mejora de los diagnósticos, sino también en la reducción de costes de los tratamientos. En 2003, el proyecto científico genoma humano marcó un punto de inflexión al conseguir descifrar todo el genoma, lo que permitió un gran adelanto a futuro en otras investigaciones que se apalancan en la secuenciación del ADN.

Estos avances han generado una gran cantidad de datos, que gracias a la bioinformática se vinculan a las analíticas e información genética de los pacientes ante las distintas iniciativas terapéuticas. Esta información puede utilizarse tanto para la investigación académica, como para las industrias farmacéuticas y de diagnóstico médico, lo que unido a la disminución del coste de secuenciación de un genoma humano está incrementando la demanda de herramientas que puedan organizar, analizar y almacenar la creciente cantidad de datos biológicos que se están obteniendo.

Con ello, no solo se abren nuevas oportunidades de tratamiento, sino también de negocio, lo que hace que la investigación vaya a recibir un impulso mayor que en los últimos 20 años.

“La tecnología de edición genética podría convertirse en el mayor avance de la medicina de este siglo”

La velocidad a la que se han desarrollado las vacunas para el coronavirus ha replanteado el paradigma de su desarrollo, y la invención de vacunas de ARNm - o ácido ribonucleico que lleva la información sobre la secuencia de aminoácidos de la proteína - fácilmente reprogramables ha sido un gran triunfo contra el virus que se ha basado en décadas de investigación y que abre la ventana a un nuevo futuro.

Las vacunas de ARN son más rápidas y más baratas que las vacunas tradicionales, y más seguras para el paciente, ya que no se producen con elementos infecciosos. Además, tienen potencial como nuevas opciones terapéuticas para las principales enfermedades como el cáncer. En definitiva, transformarán la industria farmacéutica.

La temática del Futuro de la Salud y de las Ciencias de la Vida descubre las oportunidades que  ofrecen los avances en la medicina ofrece en diferentes ámbitos y además, trata de identificar a aquellas empresas y catalizadores que están impulsando este futuro cada vez más cercano. Conoce más sobre Future Wealth, el marco de asesoramiento de Santander Private Banking que te acerca la innovación a tus inversiones.